domingo, 4 de mayo de 2014

04/05: 40 Cajones



04/05: 40 Cajones (56 Págs.)
Rodolfo Santullo y Jok – Pictus Ediciones 2012

Luego de reseñar una historieta nacional, hago una mezcla con los hermanos orientales, y reseño un cómic realizado por el dibujante argentino Jok junto al guionista uruguayo Rodolfo Santullo para los mercados españoles e italiano (la empresa de celulares Vodafone y Aurea Editoriales, respectivamente), y que aquí publicó recientemente Pictus en su colección Factor Fantasía. Esta historia es en realidad una adaptación particularmente libre de un capítulo de Drácula, de Bram Stoker, cuando la goleta Démeter transporta de Rumania a Inglaterra su célebre carga de tierra y un peligroso polizón.

 Santullo y Jok narran el viaje del barco que transporte al célebre vampiro victoriano hacia Inglaterra, con la salvedad de que el conde apenas aparece más que en avistajes fugaces y en alguna de las formas animales que adopta. Todo el relato que monta la dupla es un cuento de barco maldito en que los miembros de la escueta tripulación van desapareciendo, hasta enfrentar a los sobrevivientes a un destino inevitable, siempre narrado por la bitácora del capitán Strogoff. En este sentido, 40 Cajones es un trabajo estrictamente de género, donde el trabajo técnico del guión es irreprochable.
 El que se destaca particularmente, en cambio, es el dibujante argentino. Jok hace un trabajo estupendo tanto en la narrativa como en la construcción de climas. Por un lado porque monta cantidad de secuencias cortas bien elaboradas, y por otro porque en sus tintas aporta enorme vitalidad a cada cuadrito. La disposición de cada elemento y objeto hace pensar todo el tiempo en un lugar y un contexto realmente habitado por los personajes.

El color también juega un papel importante en la construcción del clima. Aquí el cielo puede ser bordó o púrpura (como en la portada) y el mar verde musgo. La elección de la paleta se siente natural y ayuda a fortalecer el verosímil del relato. Palabras finales sobre el trabajo del dibujante para la paciencia puesta en cada barco, barcaza y aparejo que capea cada tormenta. Pareciera que Jok no se aburre jamás de hacer mástiles y velámenes.

  Aunque la historia comience con el final, cuando la goleta Démeter es encontrada en el puerto de Whitby con el único tripulante (su capitán) muerto, y la historia transcurra mayormente en un barco, el guionista mantiene bien los tiempos narrativos (con la intriga necesaria, pese a las dificultades de trabajar sobre una obra conocida) y su guión cumple sobradamente con cuanto se puede pedir a una obra de su tipo. Un muy buen homenaje a Drácula y al género de vampiros, desde una óptica interesante y  abordándolo con el terror desconocido, que no te permite parar de leer hasta saber cómo sucede lo que ya viste al principio de la obra que sucede, y eso es un gran logro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada