domingo, 2 de octubre de 2016

02/10: El Árbol que Da Sombra Vol. 6



02/10: El Árbol que Da Sombra – Vol. 6 (318 Págs.)
Osamu Tezuka – Planeta DeAgostini 2006

Como comenté hace ya varios meses, cuando venía leyendo este gran manga llamado El Árbol que Da Sombra del Dios del Manga Osamu Tezuka, retrata una peculiar época de Japón: el bakumatsu, el declive del shogunato Tokugawa que ha mantenido al país aislado y en férrea paz durante dos siglos y medio. Para los japoneses, el gobierno militar de los Tokugawa, el bakufu, era como un gran árbol a cuya sombra había prosperado el país. Pero a finales del siglo XVIII y principios del XIX, el árbol está podrido y comienza a dar síntomas de debilidad. Sigue en pie, ya que sus raíces son profundas, pero es cuestión de tiempo que muera y se venga abajo. En El Árbol que da Sombra toman la palabra aquellos que quieren mantener al árbol en pie a toda costa, ignorando que por dentro se encuentra enfermo y moribundo siempre que puedan mantener el sistema, y aquellos que quieren talar el árbol y entrar en una nueva época, aunque sea a golpe de sangre y acero.

 Este sexto tomo sirve más como transición, ya que ocurre pocas cosas trascendentales, y se nota mucho que hay mucho relleno, y estas más de 300 páginas se podrían haber contado tranquilamente en 200. Aún así, tenemos algunos hechos para destacar. Heisken toma bastante protagonismo, primero con su pelea con el Cónsul norteamericano, que Manjiro logra arreglar, y luego su enamoramiento y obsesión con O-Seki. Esta obsesión llegará tan lejos que producirá una violación, y la ira de Manjiro, que renuncia seguir siendo el guardaespaldas del cónsul y su traductor. Para complicar las cosas, tenemos una facción de samuráis que realizaran diferentes atentados contra cualquier extranjero, en una feroz lucha por mantener el poder.
 Ya al final de tomo, tenemos la muerte del padre de Ryonan Tezuka, algo que ya se venía anunciando en tomos pasados. Para seguir con el legado de su padre, Ryonan tomará el nombre de su padre y se hará cargo de su “hospital”.
 El Árbol que Da Sombra es un relato complejo y divertido, sazonado con el peculiar estilo de Tezuka, capaz de dotar de un cariz humorístico hasta las situaciones más dramáticas. Una obra ambiciosa que pretende retratar una época muy difícil, pero que lo logra con gran éxito. A pesar de lo ambicioso de la empresa, el autor triunfa sobre las dificultades y consigue que el lector (pese a ser un occidental sin competencias sobre la historia de Japón) comprenda y se interese por las peculiaridades de aquella sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada