miércoles, 5 de octubre de 2016

05/10: FullMetal Alchemist Vol. 24



05/10: FullMetal Alchemist – Vol. 24 (184 Págs.)
Hiromu Arakawa – Norma Editorial 2007

Si bien estamos en el mes dedicado a las reseñas del terror, como en el día de ayer, siempre hay lugar para otras series, tales como superheroicas, o como el día de hoy, de aventuras. Cuando parecía que todas las piezas estaban sobre el tablero, y que la autora simplemente jugaría con ellas sorprendiéndonos únicamente con grandes jugadas que ya nos han sorprendido a lo largo de la serie, Hiromu Arakawa se encarga de recordarnos que aún hay personajes que tienen mucho que decir y que hacer de cara al increíble final de Fullmetal Alchemist que se avecina.

Por fin, Izumi toma partido activamente junto a su marido, ayudando ambos a los hermanos Armstrong en su combate contra el homúnculo Sloth. Un tomo que empieza de una forma tan vertiginosa solo anticipa algo muy grande. Precisamente, en esta impresión no me equivoqué, porque King Bradley vuelve a Central City a reclamar su puesto, y se presenta delante de las puertas de su propio palacio con la firme intención de expulsar de ahí a los soldados de Briggs. Sin embargo, los norteños se encuentran con un aliado que no se esperaban, y veremos una pelea que parecía que se reservaría para más adelante, ya que ver a Bradley plenamente en acción es algo que no creía que se produjera tan pronto.
 Hay dos puntos fuertes que me gustaría resaltar especialmente sobre este volumen. El primero es que, desde que Fullmetal Alchemist dejó de centrarse exclusivamente en las aventuras de los hermanos Elric (Edward y Alphonse apenas salen en algunas viñetas en todo el tomo), la conspiración y el levantamiento rebelde es realmente lo que copa toda la importancia de la historia, que realmente es lo que realmente interesa al lector o, al menos, eso es lo que me ocurre a mí. Además, Arakawa lo carga bien de acción, precisamente algo que se echaba de menos en algunas partes de la serie. Y el segundo, la carga dramática que hay en la segunda parte del tomo. Si hay algo que he venido echando de menos desde que, más o menos, los dos bandos (buenos y malos, por llamarlos de alguna forma) comenzaron a pelearse, era que por la parte del bien, había muchos malheridos, pero la autora le quitaba sustancia al asunto volviendo sobre la pelea y dejando de lado ciertos actos heroicos. Eso no pasa en esta ocasión.
 Un final espectacular, del cual podemos adivinar por dónde irán los tiros de la conclusión definitiva, cierra este vigésimo cuarto tomo de Fullmetal Alchemist. Esta serie se convirtió en una adicción que no puedo dejar, y que seguramente ya termine en este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada