domingo, 9 de octubre de 2016

09/10: Death Note Vol. 12 (Final)



09/10: Death Note – Vol. 12 (192 Págs.) - Final
Tsugumi Ohba y Takeshi Obata – Larp Editores 2012

Hemos llegado al final de esta historia. Que comenzó con unos tomos muy buenos pero que hacia la mitad decayó mucho, y en este tomo final parece recuperar ese espíritu del comienzo. Este tomo se podría definir como el de los continuos giros inesperados. Y es que en ningún momento el lector imagina quién puede ser el ganador de esta batalla del mal contra el bien. Todo va girando y cambiando de rumbo hasta casi las últimas viñetas del penúltimo capítulo. Porque llega un momento en que aparece el personaje más importante de toda la historia. Te recuerda cuál fue el trato de que hizo en el primer tomo y te quedas con más cara de sorpresa que Light cuando ve lo que le va a ocurrir. Y que el que realmente llevaba los hilos de su vida era Ryuk, y todo lo decidiría el shinigami. Por ello, esa intervención final de Ryuk es lo mejor de los últimos cinco tomos, ya que el shinigami se ha mantenido apartado durante los últimos tomos. Y este es él quien tiene la última palabra y decisión del desarrollo de los acontecimientos.

 Aunque los giros te hacían ver que no era muy preciso el final de toda la historia, esa actitud de confianza tan sobrada de Light es lo que le hace perder en esta batalla final. Ya que esos giros inesperados se dan en las personas que él piensa que tiene totalmente dominadas, y se da cuenta que no es así.
Por último, hablaros de ese capítulo final donde se nos muestra que el mundo vuelve a ser el que era antes de la aparición del Death Note. Y los pensamientos de los personajes de si la elección que tomaron ese día fue la correcta porque el mundo se ha vuelto a podrir. Lo cual hace reflexionar al lector sobre el bien y el mal, si es correcta la ejecución de las personas que comenten cualquier tipo de crimen o si las leyes son justas.
 Algunos fans le dirá que la serie fue cuesta abajo cuando la batalla intelectual de L y Light terminó. La introducción de Near y Mello como los herederos de L  era una idea interesante, el problema era que ellos fueron tratados como unas piezas más de L, y no como individuos. Cada volumen siempre tenía que señalar el hecho de que Light todavía estaba luchando contra L a través Near y Mello. Pienso que podrían haber sido mucho mejor si estos personajes no se trataran como dos mitades diferentes de L.
 Una serie magníficamente llevada por Tsugumi Ohba, quien demostró que no hace falta hacer un shonen de batallas para hacer un buen manga shonen y triunfar, y fue también magníficamente acompañado por los dibujos de Takeshi Obata, quien se vuelca al estilo realista para retratar un manga que muchas veces solo eran personajes hablando o pensando.
 En conclusión, un último tomo al nivel de esos primeros tomos. Con grandes giros y cambios de pensamientos de sus personajes,  ayuda a mantener al lector en vilo sobre qué ocurrirá en esta historia. Y que finaliza como empezó en primer lugar, con Ryuk y su aburrimiento. Y es que pienso que el personaje principal de toda esta historia no era ni Light ni L, sino el shinigami aburrido, que estaba viendo esa batalla de intelectuales y de bien contra el mal como un juego de niños, como un acto absurdo de la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada