viernes, 21 de octubre de 2016

15/10: Mirai Nikki Vol. 8



15/10: Mirai Nikki – Vol. 8 (214 Págs.)
Sakae Esuno – Ivrea Editorial 2013

Sigo sin ponerme al día con las reseñas debido al problema de Internet que tuve hace unos días, pero vamos compensándolo poco a poco. Hoy le toca al octavo tomo de Mirai Nikki, con ello, tendremos cinco capítulos llenos de sorpresas inesperadas, conoceremos la identidad del usuario restante y nos dejaremos llevar de la mano del nuevo Yukiteru. El tomo empieza con un flashback, en el que se nos descubre que el amor que siente Yuno por Yuki empezó tiempo atrás, mucho antes de que los diarios unieran su destino. Una promesa que ambos hicieron de convertirse en marido y mujer cuando alcanzaran la madurez.

 Volviendo al tiempo actual, el protagonista ve cómo su padre es asesinado delante de él poco antes de descubrir que su padre se proponía entregarse a la policía por haber acabado con la vida de su madre y nos dejaba entrever que lo perdonaba. Esto hace que después de salir vivo ante los enemigos gracias a la aparición de Yuno en el último instante, Yukiteru empiece a cambiar por completo. Pero el nuevo rostro de Yuki y su determinación, no será si no un mero espejismo ya que está siguiendo el guión de Yuno quien le está haciendo actuar como un chico nuevo. Aunque sea puro teatro, esta vez, estamos viendo al protagonista que debería de ser, el protagonista cliché que confía en sus habilidades y muestra siempre seguridad ante las situaciones adversas, así que todo indica que esta nueva postura será determinante en los tomos restantes.
 A todo esto, los aspirantes a convertirse en Dios cada vez son menos, y gracias a descubrir la identidad del undécimo, el alcalde de Sakurami, Yuno y Yuki serán capaces de lograr descifrar los planes del alcalde e intentar que no logre su objetivo. Ambos establecen una pseudo-alianza con la octava, quien posee el diario servidor que ayudaría al alcalde a formar un imperio y por lo tanto eso significa que deben proteger a la octava del mismo undécimo. Pero todo da un giro inesperado y ante la confusión, el plan de Yuno y Yuki va sobre ruedas y aprovechan para intentar lograr su verdadero objetivo, acabar con la octava para dejar al alcalde sin su preciado diario servidor. Pero en medio del caos y cuando más cerca están de dar la estocada final y acabar con dos pájaros de un tiro, aparece Akise Aru acompañado de la novena, con la prueba de que el famoso tercer cadáver de la casa de Yuno, tiene el mismo ADN que la misma Yuno Gasai. Las palabras de Akise Aru, nos dejan a todos muy en shock pero, no sabemos cual será la resolución de esta escena.
 La buena mano de parte de Ivrea de traernos Mirai Nikki, primero como importación de su versión española (que es la que tengo), y luego publicando la edición nacional, está viéndose totalmente justificada a medida que vas avanzando en la historia. Cada episodio contiene suspense, sorpresas y revelaciones importantes, pero, lo mejor logrado por Sakae Esuno, es la facilidad que tiene en dejarnos con las ganas de leer el siguiente después de cada final de tomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada